El destacado profesor Sugata Mitra disertó en Sociales

 

 

Sugata Mitra, reconocido académico de la Universidad de Newcastle, visitó la Facultad de Ciencias Sociales y encabezó una charla con docentes, investigadores y estudiantes de la rama de educación de la casa de estudios. La actividad se llevó a cabo  en el marco del “Encuentro ante los nuevos desafíos de la educación”, organizada por Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (ADIULZA).
 
El prestigioso profesor de nacionalidad India abordó temáticas, como: educación en el S. XXI; e-learning; entornos de aprendizaje auto-organizado; TICs en el aula, yel nuevo rol docente, entre otros. Previo a su disertación, fue recibido por el decano de la Facultad, Gustavo Naón, quien luego participó del conversatorio junto a su par de Ingeniería, Oscar Pascal, y otras autoridades universitarias.
 
Durante la conferencia, Mitra indicó que “el trabajo del docente universitario debe ser anticiparse a las necesidades de los estudiantes, pero jamás decirle que lo está haciendo. Le debe enseñar a ese joven  la capacidad de poder ver hacia adelante en el termino de días o años”, y agregó: “Nosotros tenemos capacidad para resolver los problemas del presente, asegurando de esa manera nuestro futuro con las herramientas que obtuvimos en nuestro pasado”.
 
Además, sostuvo que la Universidad es “una escuela que le permite al estudiante proyectar y predecir”, y explicó que “la diferencia entre proyectar y predecir está dada en el plazo de tiempo y si se usan las herramientas del pasado”.
 
Antes de la disertación, la presentación de la actividad estuvo a cargo del secretario General de ADIULZA, Miguel Briscas, quien destacó la “brillante carrera del profesor”, y agradeció a las autoridades por el espacio brindado.
 
Sugata Mitra fue el promotor del experimento conocido como el Agujero en la Pared. Dicha prueba, realizada en 1999,  consistió en instalar una PC en un hueco de una pared en un barrio pobre de la India con libre acceso para los niños. El experimento sirvió para probar que éstos podían aprender a utilizar las computadoras sin ningún entrenamiento formal. Sugata llamó Educación Mínimamente Invasiva a ese proceso de aprendizaje, que luego se tomó como modelo en otros países.